DÁNZATE

DÁNZATE

viernes, 14 de marzo de 2014

EXPLORA BUTOH









PROYECTO:  LABORATORIO EXPLORA BUTOH

Durante más de 20 años, estuve orientada en la búsqueda espiritual, explorando y vivenciando diferentes caminos, todo estaba enfocado a la trascendencia, a la liberación del sufrimiento, al despertar de la conciencia, a la Unidad con el Todo y con Todos.
También exploré trabajos corporales conectados con estás tradiciones, como Qi qong, Yoga, Hadra sufí, danza trance en chamanismo etc.

Pero tenía una gran desconexión de mi cuerpo, de la Tierra, lo sagrado era celeste y lo mundano terrestre, esta dicotomía y dualidad no me hacía sentirme plena ,ni feliz ni enraizada, ni siquiera me sentía de este mundo, ni me identificaba con nada en la tierra, en fin un buen descuadre, la REALIDAD que tanto buscaba, se me negaba, la vivía en mi mundo interno, pero al relacionarme con lo exterior sufría, siempre huyendo del sufrimiento y el sufrimiento me atrapaba, como la máxima zen “Piensa en todo lo que quieras menos en un caballo blanco, y la mente ya no podía  dejar de pensar en él”.

En mi búsqueda, la belleza, el amor, la hermandad ,la bondad, la naturaleza, la verdad, la creatividad, la libertad….todo hermoso brillante, elevado, sublime, sutil.
La oscuridad era negada, rechazada, el sufrimiento no aceptado generando frustración, todo el lado duro de la vida ocultado y la capacidad de afrontar e integrar las dificultades y problemas muy desdibujada.

Aquí entra el Butoh en mi vida y lo descubro como el proceso de psicología jungiana de integrar la sombra.

Descubrir el butoh me puso boca abajo, descubrí algo muy novedoso , extraño, revulsivo, denso, pesado, oscuro, terrestre, orgánico, natural, con su inmensa gravedad, profundo, misterioso, conectado con el cuerpo como receptor de todos los estímulos externos y procesándolos hacía dentro con las emociones, sentimientos, pensamientos, todo ello expresado desde la densidad de la gravedad terrestre.

 Encontrarse con una representación de butoh , tanto en directo como en video, (Yo tarde tres años en ver una en directo y sin embargo era exploradora autodidacta de butoh) produce un shock en el espectador, inquieta y lo introduce en otro mundo, eso mundo negado y rechazado por la mayoría, pero que resuena en todas las almas por similitud ,aún negada todos la reconocen dentro de sí mismos. 

Con esa grandiosa expresividad ralentizada, teatral y mímica, de-construyendo la danza kabuki y tradicionales japonesas, Butoh rompe con las formas tradicionales. “Al distinto abanico de técnicas de danza creadas en 1950 por Kazuo Ohno y Tatsumi Hijikata, que, conmovidos por los fatídicos bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki, comienzan con la búsqueda de un nuevo cuerpo, el cuerpo de la postguerra”, también vemos como en occidente Mary Wigmar se acercó al butoh mucho antes de que naciera Butoh, en el movimiento expresionista de principios de siglo.
Como está conectado con el cuerpo, con la tierra, con lo perecedero, la naturaleza y la vida, no es solo oscuridad, si no que tiene los cambios de nacimiento, muerte y renacimiento, alegría y tristeza, la realidad cambiante dual , el ying-yang está presente, muy cerca del taoísmo y del sintoísmo, pero no se pierde en técnicas de evasión, en búsqueda del nirvana, como respondía Yuko Kominami, cuando le preguntaban si era como una meditación en movimiento ( en Palma de Mallorca, después del performance, en el Centro Cultural de Andratx). ” No es meditación, la meditación es para conseguir el Nirvana, el butoh es para estar en la totalidad de la vida, cuerpo, mente, alma, todo integrado y completo”.

La naturaleza tiene muchos aspectos a explorar y todo ello son pautas para la búsqueda del movimiento, para construir una historia, me interesa mucho la parte de improvisación que incorpora, aunque haya un hilo conductor, hay un espacio de libertad en la expresión, cada cuerpo, mente y alma se expresa con su idiosincrasia personal y esto nos permite trabajar la parte individual que es importante en la auto-exploración.

La Danza Butoh al introducirse en occidente, también se fusiona y con-fluye con otros estilos que se le van integrando, aquí como en todos los ámbitos están los puristas que defienden la tradición que curiosamente , ellos rompieron y están los exploradores infinitos, donde me gusta situarme.
Hay un encuentro chamánico y sanador, al entrar en esas partes ocultas de nuestro ser lleva implícito su propio exorcismo, el arte como terapia curativa.

LABORATORIO EXPLORA BUTOH 



jueves, 13 de marzo de 2014

DANZA RITUAL SAGRADA














El origen de la danza, nació como una vía de
comunicación con lo SAGRADO.

El arte y la creatividad eran las formas rituales
de acceder a los códigos geométricos de información
de luz extraplanetarios.

Una vía para salir de la densidad hacia la fluidez
espiritual.


Si nos remontamos a los orígenes, llegamos
a Egipto, Atlántida y Lemuria.


Y si nos movemos mas allá de la Tierra,
nos iremos a Sirio, Orión y Pleyades.

En Egipto los ritos iniciáticos se representaban
en LAS ESCUELAS DE MISTERIOS,
una forma de teatro ORIGINAL,
donde se utilizaban máscaras rituales
para anular la personalidad o  EGO.
Dejando línea abierta y directa con la DIVINIDAD.


Las sacerdotisas en los templos, cantaban y
danzaban con la misma finalidad.

El sonido y la vibración alineaban y abrían los portales
dimensionales y el movimiento alineaba y reajustaba
los circuitos de energía del cuerpo humano,
para acoplarse a la vez con la red magnética de la
Madre Tierra y finalmente con el UNIVERSO,
hacia el ORIGEN CREADOR.

Hubo una gran catástrofe planetaria,
con una rebelión cósmica en la que el Planeta
TIERRA participó y por esta causa
se nos aisló en cuarentena.
Esta misma historia, se encuentra
expresada en esencia, contado
de otras maneras en todas las
mitologías y religiones de la Tierra.

Las conexiones y comunicaciones con el mundo
espiritual se cerraron.


Lo autentico, altruista y unitario hacia el
bien mayor podía salir y liberarse a pesar de todo,
lo infectado, egoísta y separatista fue encapsulado.

Pero la oscuridad también tejió su propia rejilla
de aislamiento, para interferir a la luz saliente.

Con el pasar de los tiempos, lo SAGRADO se
convirtió en profano y la línea de comunicación
se perdió.


Aún así ,siempre aparecían nuevas formas de
comunicación para restaurar la rejilla de
información planetaria hacia EL PLAN ORIGINAL.
Llegaron mensajeros, maestros, artistas.
Cuando las enseñanzas se hacían repetitivas
y mecánicas, nacían doctrinas y dogmas,
y esto hizo que se perdiera la conexión.

Esto se aplica a todo, no solo a la danza.

La danza-ritual debe ser ORIGINAL para poder
conectarnos con nuestro ORIGEN y nunca
debe repetirse.
Partir de una base de datos conocida para
adentrarnos en lo desconocido, explorando
y descubriendo nuevas posibilidades.

EL CREADOR ES CREATIVIDAD en estado puro.


Con nueva música, nuevos sonidos y nuevos movimientos.

Manteniendo la conciencia de "que es" lo que se trabaja.


Las Sacerdotisas, eran canales de comunicación abiertas
para descargar los códigos de luz y restaurar
la rejilla cristal (CRISTICA) original anterior
a la caída de la humanidad.
A la vez que restauraban la rejilla, transmitian y comunicaban
la información.


Que debe ser: Mente y corazón unificado.
restableciendo el circuito de comunicación
entre ellos.




HYR


(Por supuesto son mis rollos subjetivos, hoy me valen
pero mañana Dios dirá)

jueves, 6 de marzo de 2014

Frases de Isadora Dunca

Isadora Duncan » últimas frases
 
El amor puede ser un pasatiempo y una tragedia.
En la medida en que el sufrimiento de los niños está permitido, no existe amor verdadero en este mundo.

¡Adiós mis amigos, yo voy a la gloria!
El arte no es necesario en absoluto. Todo lo necesario para hacer de este mundo un mejor lugar para vivir es el amor.
Mi lema: sin límites.
Fuiste silvestre una vez. No te dejes domesticar.
Había conocido en mi vida a los más grandes artistas y a la gente más culta y triunfadora, pero ninguno de ellos era feliz, aunque algunos lo simularan. Detrás de la máscara podía adivinarse, sin mucha clarividencia, la misma angustia y el mismo padecimiento. Y es que en este mundo no existe quizá la dicha. No hay sino momentos felices.
Danzar es sentir, sentir es sufrir, sufrir es amar; Usted ama, sufre y siente. ¡Usted danza!
La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo.
Nací a la orilla del mar. Mi primera idea del movimiento y de la danza me ha venido seguramente del ritmo de las olas...
Si pudiéramos penetrar en nosotros mismos y extraer los pensamientos como el buzo extrae las perlas... ¡Preciosas perlas de las ostras cerradas del silencio, en las profundidades de nuestra subconsciencia!
Me dedicaba a leer todo lo que se había escrito en el mundo sobre el arte de la danza, desde los primeros egipcios hasta el día, y tomaba nota especial de todo lo que iba leyendo; pero cuando hube terminado esta tarea colosal, comprobé que los únicos maestros de baile que yo podía tener eran Jean Jacques Rousseau "Emilio", Walt Whitman y Nietzsche.
Danza
Si podría decirte lo que se siente, no valdría la pena bailarlo.
Así, en algunos días imaginativos, mi cerebro es como los cristales de un ventanal, por los cuales viera bellezas fantásticas, formas maravillosas y los más ricos colores. Otros días, veo sólo a través de unos cristales empañados y grises, y todo es un hacinamiento de inmundicia, llamado Vida.

MARY WIGMAN EL EXPRESIONISMO EN LA DANZA

MARY WIGMAN
EL EXPRESIONISMO EN LA DANZA

por Ana Deutsch


Mary Wigman. ExpresionismoAl igual que el barroco, el romanticismo y el realismo, el expresionismo ha existido siempre en diferente medida en todas las expresiones artísticas. Como corriente, se sitúa entre 1880-1930. Fue un movimiento esencialmente germánico que se extendió luego a los demás países europeos. 

Los expresionistas, a diferencia de otros movimientos artísticos, nunca estuvieron agrupados, siendo notable su tendencia a la soledad. 

Expresionista es todo lo que sacude la armonía preestablecida, lo que se inscribe en la forma con ferocidad y asimetría, es lo puntiagudo, lo zigzagueante, lo desgarrado. Sus temas son: la locura, la repetición, la presencia del doble, el salvajismo y primario, el espanto, la mueca, la gestualidad sin pudor, la agitación de la metrópoli, la muerte. 

Más importante que la apariencia de las cosas resultan los sentimientos, la superposición a la realidad de la expresión subjetiva. La aventura expresionista es la de toda una generación que apenas salida de la adolescencia debió enfrentarse a una gran guerra, crisis económica, confusión moral, lucha de clases, ley de la selva hecha cotidianeidad donde millones de individuos son pisoteados y dislocados. 

Dentro de este contexto se ubica Mary Wigman (1886-1973) como el más alto exponente de la danza expresionista alemana. Nació en la ciudad de Hannover y comenzó a estudiar danza a los 20 años. Sus ideas, teorías y práctica dancística provienen de sus estudios con Jaques Dalcroze, Rudolf von Laban y las investigaciones realizadas sobre el gesto y el movimiento de Francoise Delsarte, un gran estudioso y pedagogo francés del siglo XIX. 


Mary WigmamnLos cuatro aspectos básicos de la danza de M. Wigman son: expresionismo, espacio, la danza sin música y el principio de tensión-relajación. Poseía un alto sentido de la introspección, su mundo interno reflejaba el caos que le tocó vivir. Estuvo estrechamente vinculada a las ideas expresionistas de la plástica y la literatura alemana. 

Para ella la expresión proporcionaba vida, fuerza y sentido a la forma, ésta debía surgir sólo a partir de la primera. La danza fue su medio de auto expresión y autorrealización. Utilizó máscaras para enfatizar la expresión de su rostro. Debido a su amplio conocimiento sobre la expresión facial, lograba impresionantes transformaciones en su cara, cuando no llevaba máscaras. Obtuvo importantes logros en la técnica de la improvisación. Gustaba de los movimientos en los niveles bajo y medio: arrodillada, agachada, gateando, arrastrándose, deslizando, cayéndose, en ocasiones completamente acostada en el suelo. 

En otros momentos concebía la danza al estilo oriental, sentada, utilizando el torso, los brazos y las manos. Consideraba fundamental la relación del bailarín con el espacio: penetrar, conocer, entender y dominar el espacio para recrearlo en formas visibles. Para M. Wigman tiempo, espacio y energía son elementos que un bailarín debe conocer profundamente para dar vida a una danza. Fue una de las primeras que realizaron coreografías totalmente enMary Wigman silencio, sostenía que la danza es un acto independiente de la música.


En ocasiones utilizaba instrumentos de percusión de procedencia oriental o de cuerdas arcaicas. Su técnica está vinculada al principio de tensión-relajación basado en el ritmo respiratorio. La fuerza o energía del cuerpo que se opone a la ley de gravedad o coopera con ella, que dirige su energía hacia el centro o la periferia del cuerpo son las cuestiones que el bailarín debe abordar y controlar.

 En 1920 estableció una escuela en Dresden, desde donde transmitió su experiencia y lo aprendido de sus maestros; su carrera como coreógrafa comenzó en 1914 y se prolongó hasta la década del 60. 


Desde 1920 se dedicó a preparar a un grupo de bailarines que se afianzaron y realizaron por esa época numerosas giras, alcanzando cierta notoriedad en Europa, que no llega mantenerse como tal debido a la situación política. En 1940 el régimen nazi cierra su escuela. 

La Danza Moderna Alemana o Danza Libre fue interrumpida en ese entonces pero no obstante había creado un cambio definitivo logrando convertirse en un arte independiente y distinto del ballet.


Consulta el árbol genealógico de la Danza del Siglo XX

arbol genealógico de la danza

Danzas de Murshid Samuel L. Lewis






 FOTOS: SHIRIN NESHAT

Danzas de Murshid Samuel L. Lewis

Traducido por Walter Callieri (Argentina) y Gabriela Calvo (Argentina)



Sintonizando con Murshid Samuel L. Lewis

Memorias de Murshid Samuel Lewis, por Yasmin Spiegel

Danzando con Murshid S.A.M. (Sufi Ahmed Murad Chishti), por Wali Ali Meyer

Recuerdos de mi Maestro, Murshid Samuel Lewis, por Sara Morgan

Recuerdos de Murshid Samuel L. Lewis, por Abraham Sussman



NUMBUTSU DANCE

OM NAMAH SHIVAIA, Danza Cuadrada

RAHMAT DANCE

RAM NAM, Danza para Círculos de cinco

RAM NAM, Danza Serpenteante

RASUL DANCE con Giros

YA HAYY, YA HAQQ

YA HAYY, YA HAQQ DANZA PROGRESIVA



(Documento MURSHID 2 – traductor desconocido)



Sintonizando con MURSHID SAMUEL L. LEWIS



Las danzas originales de Murshid Samuel L. Lewis ocupan el primer lugar en esta sección. Aquellos que han bailado con Murshid dirán que la experiencia de tan solo una Danza sosteniendo su mano o recibiendo su mirada dejaron un efecto para toda la vida. El trabajar con cualquiera de la Danzas de Murshid permite a quienes no le han conocido en persona, acercarse en espíritu. A continuación se presentan cinco recuentos personales escritos por aquellos que lo conocieron y danzaron con él. Además, por cada Danza hay un comentario escrito por medio de la práctica de “tasawwuri” a Murshid Samuel L. Lewis por Murshid Saadi Shakur Chishti (Neil Douglas-Klotz). “Tasawwuri” es una práctica avanzada de sintonizarse con un maestro espiritual, en la cual uno camina en las huellas y habla a través del espíritu del maestro.





Danzando con Murshid S.A.M. (Sufi Ahmed Murad Chishti
Por Wali Ali Meyer, San Francisco, CA, secretario esotérico de Murshid

Reimpreso de la revista “We circle around”, Primavera de 1996



Han pasado más de 25 años desde que tuve el privilegio de ver el nacimiento de la actividad de la Danza y debo decir que los recuerdos casi se han desvanecido en el infinito horizonte de la vida. Así que quizás por eso es aún más interesante para mi ver que ha quedado, ver cuáles son aún impresiones vivientes en mi corazón y mente.



Recuerdo vívidamente la primera vez que Murshid me pidió que condujera las Danzas en encuentros públicos durante su ausencia de San Francisco para ir a un largo viaje a Nueva York en 1970. En aquellos días sólo Murshid dirigía las Danzas. Las redes internacionales de líderes de Danza eran meramente un sueño en la mente de Dios, por decirlo así. Me dijo que si necesitaba cualquier ayuda al conducir las Danzas, trajera a mano antes del encuentro mi recuerdo de él haciendo la práctica, y que me fundiera con esa impresión, y que luego siguiera adelante con toda seguridad y confianza. Aquella práctica me sirvió mucho, y continúa haciéndolo 25 años después. Aquellos que nunca han conocido a Murshid, pero que han bailado con otros de sus descendientes espirituales, pueden hacer el mismo ejercicio cuando necesitan apoyo



Un líder debiera conducir. Con esto no quiero decir que él o ella deberían ne3cesariamente algo profundo, sino que el líder debería estar en un estado positivo de magnetismo del corazón y transmitir este poder sin mucha auto conciencia y en una voz que es como el sol. Al reflexionar en esto ahora, veo que la transmisión de Murshid está en la Danza. El tiene una tremenda fuerza vital, vivacidad, alegría, y confianza en la presencia de Dios / Allah / Ram y en el mensaje de Unidad. Las Danzas expresan esto en forma natural. He visto a mucha gente que nunca conocieron personalmente a Murshid S. A. M. Recibir su transmisión esencial al participar de todo corazón en las Danzas de Paz Universal. Este es otro milagro ordinario en curso.



Otra cosa que Murshid me dijo una vez sobre conducir las reuniones fue que si no se me ocurría que decir, hiciera más Danzas. Con los años he visto un número de líderes de Danza cometer el error de tratar de hablar demasiado desde el centro del círculo, y siempre me acuerdo de lo que Murshid dijo e hizo. Cuando quería dar una charla sobre temas relacionados a las Danzas, el hacía que la gente se sentara y escuchara y no hablaba desde el centro del círculo. Cuando él estaba en el centro del círculo, el era el Sol dando magnetismo. Él se enfocaba en que la experiencia de aquellos en el círculo fuera de alegría y no de hablar sobre ningún tema.





Recuerdos de mi Maestro, Murshid Samuel Lewis
Por Sara Morgan, Fundación Lama, Nuevo Méjico, 1999



Me gustaría intentar describir lo que fue, para mí, hacer una Danza serpiente con Murshid S.A.M. Él hacía Danzas serpiente a menudo, usualmente con “Allah” o “Om Sri Ram Jai Ram Jai Jai Ram”, y ocasionalmente con “Aleluya”. El bailar con Murshid, especialmente en estas Danzas, no era tanto un evento, sino un viaje.

Hay una enseñanza Sufí que dice algo como, “El Camino del Sufí es un viaje desde lo irreal a lo Real” Así es como eran estas Danzas serpiente. El no estaba “danzando”, en sí, él nos estaba llevando a alguna parte.



Uno de mis recuerdos más preciados es sostener la mano de Murshid cuando el conducía una Danza. No había ningún contenido personal en él en esos momentos. El estaba en una misión, como un profeta patriarcal de la antigüedad, conduciendo a estos “hippies” desorientados, desenfocados e inconscientes desde lo irreal a lo Real. La mezcla de fortaleza, determinación, e infinita gentileza en su mano fue inolvidable. Algunas veces yo me sentía como si nos deslizáramos a través del tiempo y el espacio, a través de las capas de la conciencia, como avanzar desmalezando en la selva, hasta que salíamos a un claro indescriptible. Este claro sé ahora que es el espacio del Espíritu, de Unidad, y sobre todo, de Amor. Engañosamente simples, esas Danzas serpiente.

Por años, después de que Murshid murió yo acostumbraba conducir Danzas siempre imaginando que estaba sosteniendo esa mano, o agarrándome de un borde de su toga, como si mi vida dependiera de ella. No sabiendo nada, yo siempre caminaba detrás de él.



Años más tarde me fue entregado el artículo “Rezos antes que discursos”, por Hazrat Inayat Khan (el cual recomiendo mucho para líderes de Danzas) y comprendí que esta sintonización era la primera etapa en un trabajo así.



Tengo una carta que Murshid me escribió mientras yo estaba lejos de San Francisco. Es, por supuesto, un tesoro para mí. Yo le había preguntado una de las típicas preguntas tontas de un discípulo joven: Debiera quedarme aquí y hacer esto, o volver allá y hacer aquello, un tipo de drama de ideas revueltas.



Su respuesta fue la siguiente:

“Tengo que decirte lo que le dije a xxxxx y a otros. Para mí la acción es corrección. Lo que tú haces, Dios lo está haciendo a través tuyo, y contigo. Para mí, la no – acción es un pecado y la acción una virtud, pero esta es una conclusión mía.”



Y, finalmente, las líneas finales de esta carta han sido siempre una especie de Koan para mí en mi trabajo con las Danzas. Quisiera compartirlo con todos ustedes.



“En realidad, aunque parecemos estar en un mundo de canción y danza,

lo que más nos preocupa es la paz en la tierra.”

Murshid Samuel Lewis







Recuerdos de Murshid Samuel L. Lewis
Por Abraham Sussman, Cambridge MA, 2001



Cuando por primera caminé en el Parque Precita en San Francisco en 1969, descalzo y libre de preocupaciones, no tenía idea de la irrevocable transformación que iba a tener mi vida por este hecho. Murshid S.A.M. estaba radiante y treinta de nosotros danzamos con gran alegría una tarde de domingo. Después de las Danzas yo estaba extasiado, algunos centímetros sobre el suelo. Murshid se me aproximó y me preguntó quien era y donde vivía. Le dije que vivía en el planeta tierra en mi furgón Volkswagen. El gruño pero continuó preguntándome sobre mi educación. Yo le conté que había estudiado literatura, y él me preguntó quién era mi escritor favorito. Yo reflexioné un momento y le dije “Yo lo soy”.



Esta fue la partida de un proyecto de toda la vida de auto – enfrentamiento, o como Murshid Moineddin ha dicho, “Unir el uno con el uno.” Danzar con Murshid requería auto – enfrentamiento porque, la intensidad espiritual de su concentración era mayor que la personalidad mía o de cualquiera en la reunión. Su simple entrenamiento, “Pie derecho, pie izquierdo, Allah, Allah,” era una invitación para entrar a una experiencia de amor y alegría. El costo de admisión era nuestra mente y su colección de conceptos. Murshid conocía el éxtasis desde dentro. Sus Danzas siempre nos levantaban de la densidad de la tierra. Al mismo tiempo, La presencia de Murshid parecía llevar un palo Zen para echar a golpes la tontería y la distracción.



Murshid S.A.M. nos estaba entrenando en sintonización grupal. Cada vez que había una falta de atención o concentración, Murshid gritaba “¡Detengan la Danza!” y comenzábamos de nuevo. Cuando cantábamos “Ram”, Murshid era Ram. Cuando honrábamos a Mahoma, Murshid respiraba Mahoma. Cuando invocábamos a Krishna, Murshid se volvía Krishna, con ojos guiñando y tocando la flauta. Bailar con Murshid, para mí, fue siempre una experiencia de elevarme y centrarme. Cualquiera que fueran los estados de ánimo o preocupaciones que trajera conmigo a la Danza, éstos eran rápidamente absorbidos por el foco espiritual de la mirada de Murshid. Su magnetismo era tan fuerte y el alcance de su corazón tan grande, que todo el mundo se sentía bienvenido e incluido. El sólo nos pedía que prestáramos atención y abriéramos nuestros corazones.



¡Qué invitación! Ahora, treinta años más tarde uno se maravilla de la extensión y desarrollo de estas Danzas. Las Danzas recientes tienen melodías ricas y a veces movimientos elaborados y hermosos. Pero las Danzas originales de Murshid S.A.M. llevan la baraka excepcional de la conciencia de Murshid. Aunque de estructura simple, ellas ofrecen una invitación para experimentar, en el cuerpo, cabeza en el cielo, pies en el suelo, el profundo misterio del éxtasis. La sintonización al líder puede ser a Murshid mismo, corazón despierto y mente iluminada. Todo el resto ocurre naturalmente.







(Traducción por Walter Callieri)



( NB: Esta introducción, y los comentarios de Wali Ali Meyer, Sara Morgan, y Abraham Sussman, son traducido en el documento MURSHID2 )



SINTONIZANDO CON MURSHID SAMUEL L. LEWIS



Las Danzas originales de Murshid Samuel L. Lewis ocupan la primera ubicación en esta sección. Aquellos que has danzado con Murshid hablarán sobre la experiencia de haber danzado aunque sea una Danza sosteniendo su mano o recibido su mirada que les ha dejado un efecto que dura toda la vida. Trabajar con cualquiera de las Danzas de Murshid trae a quienes no lo han conocido corporalmente la cercanía del espíritu. A continuación hay cinco memorias personales escritas por aquellos que lo conocieron y danzaron con él. Además, para cada Danza hay un comentario escrito por medio de la práctica de “Tasawwri” a Murshid Samuel L. Lewis por Murshid Saadi Shakur Chishti (Neil Douglas-Klotz). “Tasawwri” es una práctica avanzada de sintonizar con un maestro espiritual en la cual uno camina por las huellas y habla a través del espíritu del maestro.



.......



MEMORIAS DE MURSHID SAMUEL LEWIS

Por Yasmin Spiegel, de una carta referente a la Danza Amén, 30 de abril, 1993



Cuando Murshid S.A.M. empezó as enseñarnos toda la danza, salió de su trabajo con las Caminatas astrológicas, las Caminatas de los profetas y caminar concentrándose en una frase sagrada individual o atributo de Allah. Todos han visto “Sunseed”, donde la voz de Murshid se impone claramente sobre el film, “pie derecho, pie izquierdo, Allah, Allah”. El empezó con lo básico, expresando que la sintonía, (Tasawwri), era la llave a todos los estudios esotéricos. Cuando aprendimos a afinar con nuestro maestro, quien a su turno estaba sintonizado con su maestro, quien estaba sintonizado con su maestro, y así de seguido, hasta la cadena de la sílsila. Danzar no era solamente un camino para experimentar ritmos naturales y sintonía grupal, sino también promover la agenda favorita de Murshid: amor, alegría y paz!.



Empezamos con las frases en árabe, en parte porque las palabras son tan accesiblemente magnéticas. (¿Cómo tanta gente en el mundo ha alcanzado la realización de Dios cantando “Dios, Dios, Dios,” como opuesto a Allah, Allah, Allah”?). Yo creo que él también empezó con árabe en memoria de Hazrat Inayet Khan, a quien Murshid constantemente nos recordaba como su primer maestro, y consecuentemente con una muy especial conexión de corazón. Las Danzas Derviches servían al propósito de impartir el ritmo del macrocosmos / microcosmos, también. El no necesitaba vocear estas ideas. Podíais sentir los planetas girando alrededor del sistema solar, mientras al mismo tiempo los electrones y neutrones caían a pique alrededor de la estructura molecular dentro de las células de vuestro cuerpo.



Murshid siempre nos decía que él tenía vastos números de Danzas que le llegaban mientras dormía, hacía compras, comía, etc. Él indicaba que la comprensión de ciertas frases sagradas y tradiciones constituían el foco presente de su atención, pero que él empezaría a trabajar con frases cristianas e iniciaría Danzas Cristinas pronto. El pasó un montón de tiempo enfatizando el tema que Jerusalén era el chakra cardíaco del mundo, y que cuando judíos, musulmanes y cristianos aprendieran a cantar, danzar y rezar juntos, habría al menos paz en esa parte tan problematizada del mundo. Mucho trabajo se hizo, particularmente en la tradición judía, (“Aleluya, los tres Anillos”), y en la tradición islámica.



Cuando se acercaba el final se su vida, aunque nosotros sus estudiantes no supiéramos esto, él se movía más y más rápido, viajando atrás y adelante por todo el país, girando como un derviche girador tocando apenas cada ciudad, dándonos la bendición de su guía en tanto él reunía la fuerza espiritual necesaria para catapultarse a sí mismo en su siguiente fase de existencia. Al momento de su muerte muy pocas, si algunas, danzas cristianas habían sido recibidas. Los miembros de Khankah S.A.M. recibieron la concentración de Murshid sobre las enseñanzas sagradas cristianas cuando nos mudamos a nuestra original locación en la Calle 14 cruzando el parque de la Orden Sagrada de MANS. Algunos de nosotros empezamos a ir para compartir funciones con los miembros de la Orden, invitándolos nuevamente a nuestras danzas, y la maravillosa vieja camaradería de nuestros tempranos días con Murshid y Padre Paul revivía. Saadi se unió a este trabajo con gusto y devino el canal central y sucesor de la visión del misticismo cristiano de Murshid con su traducción de la Oración del Señor y otras enseñanzas del original arameo. La Danza Amén estuvo la inspirada por este esfuerzo, para nuestras clase de Danza de los sábados a la noche, y para el film “Lirios del Campo”, con Sydney Poitier.



Murshid habló a menudo acerca del conocimiento espiritual real, la real luz, el brillo real. A tanta de nuestra experiencia occidental del cristianismo le falta una presencia viviente, particularmente ahora cuando el fundamentalismo amenaza engullir la sutil belleza del Cristo y su original mensaje de amor. Nosotros, como hijos de la tolerancia y la unidad, debemos llevar nuestra experiencia de unicidad al foro del fundamentalismo, para que nuestro amor y conocimiento de la verdad arrastre al círculo mayor donde todos puedan encontrar aceptación. Danzar lo hace sin predicar. Estiramos nuestras manos unos a otros y el círculo se une. Ese en nuestro legado de Murshid, la sílsila viviente.





NEMBUTSU DANCE



Esta Danza es una práctica de profunda sintonía con el Amida Buda: el Buda de infinita sabiduría, luz y compasión. El Amida Buda es el cuarto de los Diani Budas, personificando la luz. Miembros de la Escuela Tierra Pura de Budismo usan este Nembutsu, (canto a Buda). Algunos creen que la constante repetición los llevará al paraíso de Amida, que reside en la dirección del Oeste; otros creen que únicamente una repetición verdadera se requiere para conseguir esto.



Comentario:



Todas las indicaciones son que Murshid derivó muchos de los movimientos para esta Danza de varias danzas folclóricas japonesas que él vio en un viaje a Japón en los ’50. Esta Danza es una práctica de concentración para líder y danzarines. La concentración nos pide estar plenamente presentes, cada instante, así como la mano que encuentra nuestra propia mano, (o la de otro). Al mismo tiempo, la intimidad de la danza en las partes de la pareja, combinada con un mantra que invoca la Clara Luz de Amida, crea un efecto espejo. Si nos rendimos al mantra, nuestra propia máscara y la del otro se desprenden. Podemos empezar a ver al Amida Buda brillando en los ojos de nuestra pareja. La progresión de gestos también deviene más y más centrada en el corazón, empezando con la posición de brazos cruzados. Esta es luego transferida al gesto con parejas, pidiéndonos el reconocimiento de que el pequeño ego no tiene la última realidad y ver a través de este cruce del corazón con el Buda-Mente. Cuando las parejas estrechan manos y giran juntas en la última fase, el Corazón-Mente puede hacerse aún y expandirse para llenar el Espacio por sí mismo.



Esta Danza se lidera mejor desde el medio del círculo. Para principiantes, el líder puede vocear los cambios de movimientos. Para un grupo más avanzado, ella o él pueden vocear unos pocos o ninguno, pero debe sentirse aún cuando esté en el centro, tanto o aún más, parte del círculo más que danzarín por sí mismo. –SNDK.



NUMBUTSU DANCE



1 – 12 Namo Amida Butsu

Namo Amida Butsu

Namo Amida Butsu

Namo Amida Butsu



Formar un círculo y tomar parejas. El círculo se moverá en una dirección contraria a las agujas del reloj. La frase se repite cuatro veces por cada movimiento. El líder necesitará vocear los cambios de movimientos cuando la Danza progresa, al menos durante el primer ciclo.



1. Todos caminan el línea, en dirección contraria a las agujas del reloj con el siguiente movimiento de manos: sostener la mano derecha, palma enfrentada al cielo, hacia la parte externa del círculo, relajado pero estable, con el codo derecho apoyado contra el cuerpo. Colocar la mano izquierda sobre la derecha, aplaudir cuatro veces en ritmo con ‘Na-mo Amid-da’. Revertir la posición de manos hacia el centro del círculo, aplaudir una vez, (derecha sobre izquierda) en ‘Bu-‘, y luego una vez más hacia el exterior del circulo, mano izquierda sobre la derecha en ‘tsu’. Repetir esta secuencia cuatro veces. Patrón de pasos: pie derecho el ‘Na-‘, pie izquierdo en ‘-mo’.



2. Continuar caminando en sentido contrario a las agujas del reloj, pero ahora con las posiciones de las manos revertidas. Aplaudir cuatro veces hacia el centro del círculo, con mano derecha sobre la izquierda, una vez al exterior del círculo con mano izquierda sobre la derecha, y luego una vez más hacia el centro. Repetir la secuencia cuatro veces.



3. Todos enfrentan a su pareja. Con parejas moviéndose en línea de dirección, (aún contraria a las agujas del reloj), una pareja caminará hacia atrás y la otra hacia delante. Sostener las manos alrededor del nivel del corazón, aplaudir ambas manos ligeramente contra las manos de la pareja en el mismo ritmo descrito arriba; cuatro aplausos, uno por cada golpe en ‘Na-mo Ami-da’, luego sólo una vez en ‘Bu-‘, y una vez en ‘-tsu’. Repetir cuatro veces.



4. Todos dan un medio giro para enfrentar su ‘contrario’. Aquellos que estaban caminando hacia delante ahora caminarán hacia atrás, y aquellos que estaban caminando para atrás caminarán ahora hacia delante. Aplaudir manos con contrario como descrito arriba. Repetir cuatro veces.



5. Todos enfrentan la línea de dirección. Caminar con brazos cruzados sobre el corazón durante cuatro repeticiones.



6. ?



7. Aún con brazos cruzados y palmas enfrentadas hacia fuera, todos giran para enfrentar su contrario y baten palmas juntos. Repetir cuatro veces.



8. Estando con se contrario, unir manos derechas, (los codos se doblan así las manos se encuentran juntas al nivel aproximado de los hombros). Se rodea uno a otro en el sentido de las agujas del reloj, repitiendo la frase cuatro veces. El líder puede incrementar el tempo para éste y los próximos tres movimientos. Los pasos comienzan con el pie derecho.



9. Unir manos izquierdas con la contrario y rodearse uno a otro en sentido contrario a las agujas del reloj, repitiendo la frase cuatro veces.



10. Retornar a la pareja original de este ciclo, unir manos derechas y rodearse uno a otro durante cuatro repeticiones.



11. Unir manos izquierdas con su pareja y rodearse uno a otro durante cuatro repeticiones. El líder puede amenguar el ritmo para la repetición final.



Para empezar otro ciclo, el líder pide a la persona del lado izquierdo de cada pareja, (en tanto las parejas enfrentan el centro), que progresen en sentido contrario a las agujas del reloj dos lugares y pararse entre dos nuevas personas. Los músicos continúan tocando durante esta progresión en el tempo original, (si la Danza fue acelerada para los últimos cuatro movimientos, retorna al tempo original en este punto). La Danza empieza nuevamente con el movimiento 1.



12. Para concluir la Danza, todos caminan el línea de dirección contraria a las agujas del reloj por ocho repeticiones del mantra. El siguiente mudra de manos, (diana, o darani, significando literalmente meditación), se hace una vez por cada repetición: las manos barren desde los costados, (‘Na-‘), a palma con palma sobre la cabeza, (‘-mo’), y lentamente bajar las manos al tercer ojo, (‘Ami-‘), y al centro de la garganta, (‘-da’). Continuar bajando manos, palma con palma al centro del corazón (‘Bu-‘), y luego a la cintura, (‘-tsu’). Durante la pausa de un golpe entre repeticiones, mover las manos afuera a cada lado, prontos a barrer arriba nuevamente en ‘Namo’. En la última repetición, las manos permanecen apartadas a los costados, con palmas vueltas hacia la tierra.



Al final, todos pueden inclinarse hacia el centro mientras se dice: ‘Sowaka’, la tradición japonesa de la tradicional dedicatoria sánscrita ‘Svaha’ o ‘así sea’. Manteniendo la tradición budista, uno también puede decir ‘cualquier beneficio que pueda haber resultado de nuestras súplicas es librado para el beneficio de todos los seres conscientes’.



Variación: Esta Danza también puede ser hecha sin parejas, usando los movimientos 1, 2, 5, y 12 en secuencia.



Textos: tradicional.

Música y movimientos: Murshid Samuel L. Lewis.





OM NAMAH SHIVAIA, Danza Cuadrada



Shiva es el tercero de la trinidad hindí Brama-Vishun-Shiva. Shiva llega todos las formas y ciclos a un final en destrucción y, a través de la transformación, conduce a nuevos comienzos. Shiva también encarna el arquetipo del Danzarín Divino, por cuyo movimiento, disciplina y devoción danza el cosmos en y fuera de la existencia. Uno de los más antiguos mudras o símbolos de Shiva se usa en esta Danza, la suástica. Este es un antiguo símbolo propiciatorio en la tradición hindú, representando el mundo temporal siempre cambiante moviéndose alrededor de un centro permanente, inmodificable, el eterno. Apuntando a la derecha, representa la creación; a la izquierda, destrucción. En la filosofía hindú, estos aspectos de creación y destrucción no son ni negativos ni positivos, sino parte del ciclo de la vida, muerte y renacimiento, que Shiva encarna con sus poderes de transformación. El mudra simboliza, finalmente, una transformación alquímica. “Como arriba, así abajo”. La suástica y cada uno de sus cuatro ‘brazos’ son cuadrados, y esta Danza está hecha en forma de un cuadrado.



Una de las imágenes de Shiva es aquella de un yogui meditante que ha alcanzado perfecta maestría. Por cierto, esta Danza invoca la cualidad de maestría en los danzarines, desde que hay muchos cambios de movimientos todo el tiempo y los danzarines deben también mantener la formación de un cuadrado en tanto se mueven contra las agujas del reloj.



Comentario:

Esta es una Danza avanzada de Paz Universal, mejor usada con un grupo pequeño, en marcha, que pueda profundizar en la experiencia de la danza al cabo de algunas semanas. Con la excepción del movimiento suástica, la mayor parte de lo que se hace en la Danza no está abiertamente simbolizado, sino que ocurre bajo la superficie. Como parte del grupo de ‘Danzas Mantricas’, ésta es también lo que Murshid Samuel L. Lewis llamo una ‘Danza de Misterio’, esto es, una que actúa directamente sobre el subconsciente sin mucha participación (voluntaria) de la mente consciente. La prolongada concentración y contacto con una única pareja, combinada con un mantra muy poderoso, puede producir una transformación alquímica desde los más densos hasta los más refinados niveles de nuestro ser.



Una gran parte de esto tiene que hacer con el efecto de un prolongado ‘espejado’ con una única pareja mientras se canta el Shiva mantra. Cuando la máscara de cada individual empieza a caer, nosotros entonces empezamos a entrar en la práctica simplemente expresada por Ramana Maharshi como “¿Quién soy yo?”. Cada palabra de este dicho desenmaraña en la muda repetición de un mantra que invoca la incambiable / cambiante y plena energía / menguada energía de la naturaleza del cosmos. Mucho más que esto no puede ser dicho en palabras. Los danzarines que desean dominar esta práctica pueden concentrarse, individualmente o como grupo, en los Ejercicios de Centramiento del Sutra Viynana Bairava, atribuido a Shiva y Devi, que integra la sección final del libro ‘Carne Zen Huesos Zen’ por Paul Reps y Nyogen Senzaki, (ambos asociados de Murshid Samuel L. Lewis). –SNDK.



Om Namah Shivaia.

Om, todo homenaje para Shiva.



OM NAHAH SHIVAIA, Danza Cuadrada.



1. – 11. Om Namah Shivaia.



Esta Danza es para cuadrados de cuatro parejas dada uno. Al establecer la Danza el líder deberá dirigir la atención de los danzarines a la formación del cuadrado e instruirlos para mantener la forma y no derivar en un círculo, lo que es muy fácil que se haga. El movimiento de giro con parejas es la única circularidad en esta Danza. Cada parejo puede ser conscientizada de enfrentar una dirección particular en la habitación en su posición original, y mantenerlos orientados de esta manera. Como los danzarines dan pasos laterales en sentido contrario a las agujas del reloj, deberán ser prevenidos de cuándo ellos giran en una contrario del cuadrado y enfrentan una nueva dirección. Con un grupo avanzado, esto devendrá natural y el mandala exterior será internalizado dentro.



En todos los movimientos impares de abajo, el mantra se canta ocho veces mientras los cuatro integrantes del grupo, todos con manos tomadas alrededor del cuadrado, hacen una rotación completa alrededor del cuadrado, regresando a su posición inicial. Cada lado del cuadrado puede decirse que tiene dos lugares para pararse en ellos, donde los dos miembros de una pareja se paran. En cada repetición del mantra, con dos pasos completos lateralizados, cada danzarín se mueve al siguiente lugar. El ritmo de los pasos lateralizados es: ‘Om’, (pie derecho), ‘Na-‘, (izquierdo). Cada paso es un golpe. Esto representa dos pasos completos lateralizados y lleva a cada danzarín al próximo lugar en el cuadrado. Cuando el cuadrado, (parcial o totalmente), enfrenta afuera, aquellos que dan frente al exterior conducen con el pie izquierdo; el movimiento del círculo, (cuadrado), continúa en contra de las agujas del reloj.



Todos eligen pareja y forman cuadrados de ocho personas, con parejas omega a la derecha de alfas, (o parejas mujeres a la derecha de hombres). Todos unen manos alrededor del cuadrado, enfrentando el centro, cada pareja formando un lado del cuadrado.



1. Cantar ‘Om Namah Shivaia’ mientras se levantan y bajan manos tomadas, (levantándolas en ‘Om Namah’ y bajándolas en ‘Shivaia’). Caminar al costado derecho, cada persona moviéndose un lugar (dos pasos al costado) con cada repetición del mantra. Repetir el mantra ocho veces; las parejas retornan a la posición inicial al final de la octava repetición.



2. Las parejas se enfrentan, brazos posicionados en formación suástica. Antebrazos derechos de alfas y antebrazos izquierdos de omegas apuntando arriba, los otros antebrazos apuntando abajo. Codos y muñecas son mantenidas en ángulos rectos y la parte superior de los brazos y manos, (apuntando), están paralelas a la tierra. La suástica de los omegas espeja la de los alfas. Las parejas giran uno alrededor del otro en sentido horario, levantando y bajando sus brazos, (revirtiendo la posición de los brazos), una vez por cada repetición del mantra. Todos los movimientos de brazos son lentos y continuos, como molinos de viento. El mantra ‘Om Namah Shivaia’ se repite cuatro veces mientras se gira en sentido contrario a las agujas del reloj. Las parejas terminan en las posiciones iniciales, omegas as las derecha de alfas, como antes. El movimiento 2 es el coro o estribillo, y se hace siempre con la pareja inicial de cada uno.



3. Repetir el paso 1, pero todos los danzarines enfrentándose.



4. Repetir el estribillo, (movimiento 2).



5. Todas las manos se unen nuevamente con omegas enfrentando afuera, alfas hacia adentro. Repetir ‘Om Namah Shivaia’ cuatro veces, avanzar en sentido contrario a las agujas del reloj hasta completar mitad del cuadrado. Luego los alfas enfrentan afuera, los omegas adentro, y el mantra se repite cuatro veces, más, caminando en sentido contrario a las agujas del reloj para retornar a las posiciones iniciales. Levantar y bajar brazos muy ligeramente y lentamente todo el tiempo, empezando con levantar hacia el centro del cuadrado primero.



6. Repetir estribillo, (movimiento 2).



7. Mientras los omegas se quedan en el lugar, todos los alfas ahora progresan a la derecha, tomando posición suástica con un nuevo compañero omega. Cada pareja repite la primer mitad del coro, moviéndose en sentido horario, con movimientos de brazos y cuatro repeticiones del mantra. Luego, sin detenerse o perdiendo el ritmo de la Danza, todos los alfas progresan al próximo omega a la derecha. Repetir y progresar hasta que todos hayan retornado a sus parejas originales.



8. Repetir estribillo, (movimiento 2).



9. Todos juntan manos con danzarines del otro lado, con palmas y dedos colocados planos y juntos, brazos levantados. Cundo hacéis esto, vuestras propias palmas enfrentadas a vosotros, no hacia vuestros vecinos. Cruzad muñecas / antebrazos con vuestros vecinos a fin de tomar esta posición de manos. Las cabezas se mueven a derecha y a izquierda al unísono cuando todos los pasos van al lado derecho, dando una revolución complete alrededor del cuadrado con ocho repeticiones del mantra.



10. Coro final.



11. Todos se inclinan hacia el centro en posición Namasté. El líder de la Danza puede cerrar diciendo ‘Om Namah Shivaia’ o ‘Shiva Shiva Mahadeva Ki Yai’ (toda Victoria al Gran Señor Shiva).



Textos: tradicional.

Música y movimientos: Murshid Samuel L. Lewis.





RAHMAT DANCE.



Esta danza une a las parejas en ‘Er-Rahman, Er-Rahim’, invocando para el otro la misericordia y compasión de Dios mediante su contacto y su mirada. Esta vez, una gran progresión de pareja derecha e izquierda se hace. El sentimiento es típicamente más energético que en la Danza Bismillah con Parejas, con parejas moviéndose unos alrededor de otros con un paso ligero y rápido, y las progresiones de parejas moviéndose bastante rápidamente. El sentimiento de esta plegaria danzada es la de una cadena entrelazada de bendiciones que se va creando cuando los danzarines saludan a su pareja, alternando codos derechos y codos izquierdos. La fuerza de la energía construida mediante este entrelazado de parejas puede ser tangiblemente sentido en tanto el círculo lleno une manos nuevamente en cada coro de diez repeticiones de ‘Allah’.



Comentario:



En esta Danza, Murshid Samuel L. Lewis nos pide despertar la conciencia de nuestros corazones todo alrededor de nuestros cuerpos, y particularmente a través de nuestros costados, cuando intercambiamos el saludo en un gran gesto derecho, y un gesto izquierdo. Lo giratorio de la energía Ramat puede desarrollarse en un extático río de Amor que se experimenta en todo el círculo. Al final de cada ‘revolución’, el círculo nuevamente se zambulle en el océano de Unidad, Allah, luego reingresa al río de vida en una sintonía cada vez más profunda. Durante muchos círculos encontramos las mismas parejas otra y otra vez, una oportunidad para ir más allá de las impresiones superficiales de cada persona y conectar alma con alma. Esta Danza puede conducirnos a reexperimentar, en nuestra memoria celular, los dos primeros Divinos Nombres de la Unidad en la tradición sufí tal cual ellos originalmente y continuamente emergen de la Esencia, (zat) a la Cualidad, (sifat). –SNDK.



Allah

Er-Rahman, Er-Rahim



Unidad, el Uno, el Único Ser

Divinos atributos de Misericordia y Compasión



RAHMAT DANCE.



1. Allah, (contado diez veces)
2. Er-Rahman, Er-Rahim.



Repetir 2, (ver instrucciones para el número de veces).



Formar el círculo y establecer parejas y línea de progresión.



1. Todos juntan manos en círculo. Caminar en contra de las agujas del reloj, cantando ‘Allah’ diez veces. Pie derecho camina en ‘Al-‘ pie izquierdo en ‘-lah’. El pie derecho conduce en todo momento de Danza.



2. Enfrentando parejas, enganchar codos derechos juntos y dar una revolución y media juntos cantando ‘Er-Rahman, Er-Rahim’. Avanzar al próximo compañero. Enganchar codos izquierdos y girar una revolución y media cantando la misma frase. Continuar alternando, codo derecho con una pareja, luego codo izquierdo con la siguiente, y así todo alrededor del círculo.



En un grupo pequeño esto será hecho hasta que se haga una revolución completa alrededor del círculo, o aún varias revoluciones. En un grupo mayor, no se hará más de diez veces, después de lo cual ‘Allah’ se repito diez veces nuevamente con todo el círculo de manos tomadas. Luego el gran derecha-izquierda con ‘Er-Rahman, Er-Rahim’ sigue nuevamente. La Danza continúa de acuerdo a la discreción del líder. El líder puede terminar la Danza voceando ‘Allah’ y habiendo juntado al círculo de nuevo para diez repeticiones más de ‘Allah’ para cerrar.



Variación:

Terminar tomando manos alternadamente alrededor del círculo, (en ‘canasta’), repitiendo ‘Allah’ diez veces, luego ‘Amin’. O, tomando manos alternadamente, cantar ‘Allah’ diez veces, luego cantar ‘Er-Rahman Er-Rahim’ una vez lentamente, elevando brazos en ‘Er-Rahman’ y bajándolos en ‘Er-Rahim’.



Textos: tradicional.

Música y movimientos: Murshid Samuel L. Lewis.





RAM NAM, Danza para Círculos de cinco.



Este mantram fue recibido por Murshid de Swami Papa Ramdas y Madre Krishnabai de Anandashram, India. Es conocido como ‘Ram Nam’ (plegaria), el nombre de Rama. El avatar, (encarnación divina) Ram, o Rama, es una de las muchas encarnaciones de Vishnu, segundo en la trinidad hindú de Brama, (el Creador), Vishnu, (el Preservador), y Shiva, (el Destructor / Transformador). El sentimiento de Rama es el de firmeza, fortaleza, focalizado en el objetivo o propósito divino, rectitud, soberanía sagrada, amor maduro y devoción. Para mayor información sobre este mantram referirse a la introducción de Danzas inspiradas por la tradición hindú.



Comentario:



Esta puede ser la más extática de todas las Danzas Ram Nam de Murshid. El pequeño círculo, que gira rápidamente, causa el efecto de que el mantram sea sentido muy rápidamente. Al mismo tiempo, Murshid nos desafía para estar conscientes de nuestros pies y conexión con cada uno. Si una persona para de moverse o inconscientemente intenta hacerse cargo del círculo la energía del círculo es suprimida. Si todos nos movemos juntos, conscientes de cada uno como parte del inefable, universal Rama, (esto es, más grande que el avatar), entonces esta Danza puede llevarnos a la liberación. Todavía no hay una Danza que la iguale en el repertorio. –SNDK.



RAM NAM, Danza para Círculos de Cinco.



1. Om Sri Ram Yai Yai Ram
2. Om Sri Ram Yai Yai Ram
3. Om Sri Ram Yai Yai Ram
4. Om Sri Ram Yai Yai Ram



Formar círculos de cinco con, si es posible, tres mujeres y dos hombres, o tres hombres y dos mujeres, alternando en el círculo. Al final de la segunda repetición del ciclo entero, los ‘dos’ intercambian lugares con cada otro en cada círculo. Murshid a menudo lideraba Danzas con hombres y mujeres alternando o en parejas. Una alternativa es designar dos personas, no próximos entre sí para ser aquellos que intercambien lugares.



1. Unir manos en círculos de cinco y caminar a la derecha, empezando con pie derecho. Patrón de pasos: pie derecho en ‘Sri’, (el golpe bajo), pie izquierdo en ‘Ram’; etc.



2. Continuar de manos tomadas, balanceando brazos con cada paso, siempre caminando a la derecha. Brazos balancean hacia delante en ‘Sri’ y hacia atrás en ‘Ram’.



3. Alternar manos: soltar manos tomadas, abrir brazos a lo ancho, llegar frente a la gente inmediatamente a uno u otro lado y tomar las manos extendidas de la persona justo más allá sobre cada lado, (en ‘canasta’). Continuar caminando a la derecha.



4. Bajar la cabeza bajo manos levantadas alternadas para crear ‘brazos alrededor’. (Las manos juntas son llevadas sobre las cabezas y bajadas detrás del corazón / pecho. Continuar caminando a la derecha.



Después de cada dos repeticiones del ciclo, aquellos que van a intercambiar lugares rápidamente lo hacen antes de empezar el próximo ciclo. El líder puede atraer la conciencia de los danzarines a la necesidad de que el círculo sea flexible, acercándose para los movimientos alternados de manos y luego retrocediendo un poco para expandir para el comienzo del siguiente ciclo.



Para terminar la Danza, permanecer en movimiento 4. El líder puede apurar el tempo y dirigir a los danzarines a inclinarse atrás ligeramente por un número de repeticiones a discreción del líder. Terminar con todos de pie en el lugar, diciendo ‘Om Hare Om’.



Variación: Uno puede repetir la frase Ram Nam cuatro veces por cada movimiento antes que cambiar en cada repetición.



Textos: tradicional

Música y movimientos: Murshid Samuel L. Lewis





RAM NAM, Danza Serpenteante



Este es un ejemplo de danza serpenteante o en línea, con el líder a la cabeza de la línea de danzarines. Los danzarines siguen los movimientos del líder, que él o ella vocean. Es muy efectivo si todos se mueven en armonía. El líder puede tejer la línea en cualquier diseño sobre el piso de danza. Este tipo de danza puede devenir energético y es importante que el líder sea consciente de la línea entera de danzarines. El final de la línea tendrá una tendencia a exagerar cualquier vuelta, giro o velocidad de la línea. Por lo tanto, es sensato para el líder moverse hacia delante con pasos relativamente pequeños.



El líder vocea o demuestra los nuevos movimientos en todas las pocas repeticiones de la frase. En un grupo más pequeño el líder puede simplemente modelar cada nuevo movimiento y dejar que el grupo se dé cuenta. Sin embargo, en un grupo más grande, partes de la línea serpenteante pueden estar alejadas del líder en varios momentos, por lo que vocear los movimientos es de ayuda. Aunque la forma básica habitualmente usada para empezar la Danza es una de tomarse las manos y caminar, muchas variaciones son posibles.



Comentario:



Esta Danza puede reflejar la alegría y celebración del que se abandona, ‘siguiendo al líder’, contenidas en al historia Ramayana de Hanuman, el divino Rey Mono que alcanza la liberación en el servicio de Rama. Lo siguiente acerca del mantra Taraka está parafraseado del líder de danza Gaiatri Blumberg, un maestro en la tradición hindú y estudiante de Sant Keshavaddas.



Om El Sonido que inició el Universo, el Sonido tras todos los sonidos.

Sri La silaba semilla que invoca a Shakti, el principio femenino de encarnación en la tradición hindú.

Ram La combinación de los principios solar-activo, (R-), y lunar-receptivo, (-am).



En una historia tradicional, Shiva inicia el Mantra Tarasca diciendo a su pareja, Parvati, que es equivalente a recitar los 1000 nombres de Vishnu. Este también era el mantra de Mahatma Gandhi. Continúa siendo usado como un mantra de paz a través de todas la India: es cantado, hablado y escrito millones de veces, y a menudo enterrado bajo sitios sagrados como una oración por la paz.



Los danzarines no tienen necesidad de conocer nada de esto para experimentar el poder del mantra y la Danza. Pero un líder de danza puede desear profundizar su experiencia cordial conociendo algo más acerca de este sendero al Amado. En un cierto punto, todos los yogas, -Bakti, Ñana, Karma, Raya-, se sumergen la Unión buscada. SNDK.



Om Sri Ram

Yai Ram, Yai Yai Ram



Dios quien es al mismo tiempo Verdad y Poder, impersonal y personal!

Victoria a Ti! Victoria a Ti!



RAM NAM, Danza Serpenteante.



Todos forman una línea, tomados de las manos, con el líder a la cabeza de la línea. Los danzarines se mueven a su derecha. El patrón para el paso es pie derecho en ‘Sri’, pie izquierdo en ‘Ram’, (en ‘Om’ es una nota suspendida y ocurre justo antes del golpe bajo en ‘Sri’). El líder puede vocear cualquiera de los siguientes movimientos en tanto él o ella se sientan inspirados.



· Caminar.

· Balancear brazos mientras se camina.

· Caminar de costado.

· Enfrentar la línea de dirección, con manos apoyadas en el pecho de la persona de enfrente, (línea conga).

· Manos sobre los hombros de la gente sobre uno u otro lado, (caminando o avanzando de costado),

· Pasos muy minúsculos y/o rápidos

· Alternar inclinándose bajo, luego levantando brazos en alto.

· Y etcétera, lo que el líder pueda inventar.



Otro movimiento posible es ‘enhebrando la aguja’. Para hacer esto, el líder vuelve sobre sus pasos en la línea de danzarines y teje para atrás y para adelante bajo los brazos levantados de cada tercero, o cuarto danzarín. Es importante que todos se estén moviendo hacia delante muy lentamente cuando se hace esto. O el líder puede detener la línea entera antes de empezar a ‘enhebrar’, lo que es más fácil. Las personas que han sido ‘tejidas abajo’ tendrán que dar un giro completo en el lugar cuando la línea progresa.



La Danza puede terminar con el líder llevando la línea a una formación en espiral, con el líder en el centro. Terminar con todos diciendo ‘Om Hare Om’. ‘Hare’ es una forma del nombre de Vishnu; por consiguiente, ‘Om Hare Om’ puede ser usado para concluir todas las Danzas de Rama o Krishna, ambos encarnaciones de Vishnu.



Textos: tradicionales.

Música y movimientos: Murshid Samuel L. Lewis





RASUL DANCE con Giros.



Las prácticas de Caminatas Meditativas dadas por Murshid Samuel L. Lewis incluyen unas series que permiten a los participantes experimentar diferentes ritmos y energías asociadas con los planetas astrológicos. Como Murshid comentó en el film ‘Danza a la Gloria’, ‘estas Caminatas son para ayudar a los estudiantes a comprender sus propios ritmos en la vida’. La caminata y el sentimiento de Saturno son sobradamente lentos, sin tiempo, espaciosos y estables; la respiración es una exhalación extendida a través de ambas narinas. La caminata y sentimiento de Mercurio son muy rápidos, ligeros, el sentido del mensajero, (Mercurio de sandalias aladas), moviéndose velozmente y con agilidad para transmitir el mensaje. La respiración es rápida, adentro y afuera de ambas narinas, pero extremadamente equilibradas y nunca ‘sin aliento’. La Danza llama a los participantes a cambiar continuamente entre estos dos sentimientos, y a armarse de gran flexibilidad y atención en sus seres a fin de hacer esto.



En un nivel, esta Danza puede ser vista como la encarnación de la energía y atmósfera de los planetas Saturno y Mercurio. En otro nivel, Murshid está desafiando a los estudiantes a experimentar y dominar dos importantes aspectos de la respiración. En la tradición Sufí el modelo de respiración llamado ‘uruy’ ocurre cuando el ritmo de uno tiende a acelerarse, siempre yendo más y más rápido hasta perder cualquier sentido de ritmo. Después de esto la respiración colapsa en un estado ‘zaval’ que puede ser llamado uno de agotamiento. La respiración llamada ‘kamal’ ocurre cuando por concentración o por accidente, la respiración de uno entra en un ritmo lento, estable y etérico, cercano al de una meditación profunda. En esta Danza, Murshid equilibra una respiración ‘uruy’ que a menudo ocurre en al repetición extática del zikr, con la más ‘perfeccionada’ respiración ‘kamal’ experimentada por cualquier ser que encarne esa visión que ella o él ha traído; esto es, cualquier profeta. Cuando experimentamos el éxtasis de ‘Allah Hu’ somos desafiados a devenir muy expandidos aunque perfectamente calmos por dentro, para así poder llevar ese éxtasis a la vida diaria, cada uno de nosotros un portador del mensaje o propósito de nuestras vidas. Este es el significado interior de la frase ‘Muhammar-ar Rasulillah’.



Musicalmente, tanto como en conocimiento, el líder debe haber experimentado estos ritmos y ser capaz de guiar la Danza sin músicos, (o aún a pesar de los músicos, si fuera necesario), usando el sonido de su voz. Los músicos, especialmente los bateristas, serán dirigidos a mirar los pies del líder y a no dejarse llevar por la profunda energía que desarrolla en al Danza. –SNDK.



RASUL DANCE con Giros.



1. Allah, Allah, Allah, Allah / Allah Hu, (cantado cuatro veces).
2. Allah, Allah, Allah, Allah / Mamad-ar Rasulillah, (cantada cuatro veces).



1. Para este movimiento, el círculo debe contraerse, acercarse juntos y moverse rápidamente como Mercurio. En un círculo, los danzarines enfrentan la dirección contraria a las agujas del reloj y colocan la mano derecha sobre el hombro izquierdo de la persona de adelante. Extender el brazo izquierdo y mirar hacia el centro del círculo con la mano izquierda con palma hacia abajo. Caminar contra las agujas del reloj, cantando ‘Allah’ cuatro veces, empezando con el pie derecho el ‘Al-‘ y pie izquierdo en ‘-lah’. Luego soltar manos y girar individualmente en el lugar una vez contra las agujas del reloj cantando ‘Allah’, e inclinarse hacia el centro en ‘Hu’ manos juntas palma con palma en el corazón. El ‘Hu’ se dice con algo de énfasis. Repetir el ciclo por un total de cuatro veces.



2. Para este movimiento, con más concentración saturniana, el círculo debe expandirse hacia fuera, abriéndose, creando más espacio y plenitud a fin de colocar manos sobre hombros y mantener el lento movimiento sin colapsar o arrastrar. Enfrentando el centro, colocar la mano izquierda sobre el hombro próximo de la persona a la izquierda. Colocar la mano derecha bajo el codo izquierdo de la persona a la derecha, con un sentimiento de soporte y estabilidad que se extiende por todo el círculo. Caminar, (una caminata regular, no un paso), más lentamente que antes, cantando ‘Allah’ cuatro veces. Esta fase de la Danza deberá ser hecha a un tempo lento, espacioso que no variará durante los ciclos sucesivos. Luego levantar brazos y girar lentamente en el lugar. Cantando ‘Muhammad-ar Rasulillah’. El patrón de pasos es pie derecho en ‘mad’, (el ‘Mu-‘ es una ‘nota sostenida’ y ocurre justo antes del golpe bajo). Repetir esta frase y patrón de movimiento por un total de cuatro veces.



Continuar alternando movimientos 1 y 2. En cada repetición del movimiento 1, el tempo deberá incrementarse un golpe del tiempo previo, deviniendo muy rápido al final de la Danza. El tempo lento del movimiento 2 permanece constante a través de toda la Danza. El contraste en tempo entre el primer y segundo movimiento se incremente a medida que la Danza progresa, intensificando y profundizando la práctica focal de estas dos energías en los seres de los danzarines. Toma gran joco y conciencia por parte del líder, músicos y danzarines regresar al lento tempo original del movimiento 2, sin acelerarlo, tras el creciente tempo rápido de las repeticiones del movimiento 1.



Después de la repetición final del movimiento 2, la Danza termina con varios giros lentos, cantando ‘Allah Hu’. Girar una vez más en sentido horario en ‘Allah’, manteniendo brazo y mano derecha levantados para recibir y el brazo y mano izquierda abajo para transmitir bendiciones a nuestra tierra y suelo la experiencia de la Danza; terminal el giro inclinándose al centro con manos palma a palma en el corazón en ‘Hu’. Cuando los danzarines giran, progresan una posición en sentido contrario a las agujas del reloj en el círculo. Esto puede ser repetido de tres a diez veces para cerrar la Danza. El pie derecho conduce este paso.



Variación:



Durante los giros finales en ‘Allah Hu’, los danzarines pueden enfrentar la mano derecha y palma abajo mientras se mantiene el brazo derecho arriba para el giro.



Textos: tradicional.

Música y movimientos: Murshid Samuel L. Lewis.